martes, 13 de noviembre de 2012

Sierra de Deleitosa, negocio con denominación de origen

El día se ha levantado perfecto para pasear por la ciudad, la temperatura es agradable, mi cara recibe el aire fresco de las mañanas otoñales. Las nubes, que nos han asediado durante los últimos días, han desaparecido como por arte de magia. Me encuentro con un cielo "velazqueño", limpio, despejado, brillante.

Dirijo mis pasos hacia el popular barrio de Vallecas, un distrito con personalidad propia. Construido a partir de las corrientes migratorias procedentes de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha a lo largo de los años 50. Gentes en busca del futuro que sus orígenes les negaba, en un intento por zafarse de la miseria de la posguerra y el desempleo en las zonas rurales. Historias de personas anónimas que hace más de medio siglo introdujeron en sus maletas sus ilusiones, anhelos y esperanzas para conseguir alcanzar un futuro mejor para ellos y las generaciones venideras. 

Asciendo tranquilamente la Avenida de San Diego, calles estrechas, con edificios sencillos, humildes y gentes que recorren sin descanso sus pasajes disfrutando de lo que actualmente es cada vez más difícil de encontrar en las grandes ciudades, un  "barrio vivo". En el que se mezclan culturas, civilizaciones, razas y religiones, y  donde el mediano y pequeño comercio todavía consigue sobrevivir a pesar de la gran competencia de los centros comerciales. Llego hasta el cruce de esta arteria principal  con la calle Carlos Martín Alvarez, avanzo unos metros y me dirijo hacia la calle Santa Alicia, donde he quedado con mi próxima "emprendedora", Maite, quien junto a su marido regenta un negocio que hace de sus orígenes el punto de partida de su proyecto empresarial, Productos Típicos Extremeños Sierra de Deleitosa.



Un negocio cuyo germen está vinculado a las raíces sociales, culturales y económicas de donde es oriunda esta pareja, el pueblo extremeño de Deleitosa, situado en la Sierra de las Villuercas, en el que Marcos, su marido, trabajaba con productos de la zona, fundamentalmente con aquellos procedentes del cerdo, ya fueran ibérico o blanco. 

Maite me explica los orígenes de la idea: "apoyándonos en un montante de 6.000 euros, tomamos la decisión de venirnos para Madrid y vimos en el distrito de Vallecas el enclave ideal para nuestro establecimiento". Para ello,  realizaron un estudio de mercado, "era perfecto por que hay mucho comercio, aunque la competencia sea más dura, es interesante que haya tiendas. Y, sobre todo, porque la mayoría de la población que reside en esta zona es gente mayor oriunda de pueblos o extremeña. Así que nos decidimos a alquilar el local. En un principio, la verdad, éramos un poco escépticos sobre cual sería nuestra evolución. Pero la acogida fue buena, hasta tal punto que yo por el volumen que fuimos adquiriendo decidí dejar mi trabajo. Era secretaria de dirección en Adeslas".

El día a día fue duro, invirtiendo muchas horas a lo largo de la semana para que el negocio prosperase y realizando continuos viajes al pueblo del que proceden y zonas anexas para conseguir productos autóctonos, que posteriormente poder ofrecer a sus clientes. Me indica Maite que el género es originario, en su mayoría, de las provincias de Extremadura, Cáceres y Badajoz, "traemos cerdo, tanto blanco como ibérico, ternera y, actualmente, estamos pensando incorporar pollo. Tener el mejor género supone tratar directamente con los proveedores para asegurarnos de la calidad que ofrecemos". 




A lo largo de la conversación, llega el turno a las posibles ayudas o subvenciones económicas solicitadas por esta emprendedora tenaz a las administraciones. Maite subraya que "aunque las hemos solicitado, tanto en Madrid como en Extremadura, no hemos recibido nada. Sólo, en la Comunidad de Madrid, nos pusieron en contacto con un asesor que te orientaba sobre cómo empezar el negocio, de las expectativas que podíamos tener, aprendimos a marcar precios, a saber qué tanto por ciento podíamos incrementar para obtener beneficios". El gesto de Maite varía conforme me va explicando la relación que se establece entre la Administración y la persona que quiere iniciar un negocio y me subraya que "la teoría que te muestran no se ajusta a la realidad".

Actualmente, mantienen abiertas dos tiendas de productos extremeños en Vallecas y aunque me confirma que no se pueden quejar, pese a esta crisis económica que perdura en el tiempo, critica la falta de sensibilidad de los gobiernos con el pequeño y mediano comercio. La aprobación de la subida del IVA por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, con su entrada en vigor el pasado 1 de septiembre, le ha supuesto a este negocio "un incremento en licores y vinos del 21%, que anteriormente era del 18% y en carne del 8% ha subido al 10% . Lo que no se mantiene es el 4% en legumbres y quesos". La cesta de la compra de las familias, en el último año, se han modificado ya que "ahora se consumen menos productos derivados del cerdo ibérico".



Anima a las personas que tienen proyectos de negocio a luchar por conseguir cumplir sus sueños, aunque sea duro: "es muy gratificante trabajar por cuenta propia, aunque hay que trabajar el doble. Saber que lo que ofreces gusta a la gente, que confían en ti, aún sabiendo que el producto que les ofreces sea un poco más caro".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada