martes, 4 de junio de 2013

"Son necesarios nuevos modelos educativos que mejoren la docencia, ayuden al aprendizaje e incorporen al sistema educativo nuevos valores relacionados con el emprendimiento social". Entrevista a Rubén Cruz, Presidente de la Fundación GSD

Este nuevo post del blog "Elparononospara" está dedicado a la puesta en marcha del I Premio Nacional Fundación GSD de Innovación Educativa, cuyo objeto es la promoción de la innovación, el reconocimiento de las interrelaciones profesionales y el desarrollo de iniciativas con un planteamiento educativo y empresarial. Estas últimas ideas están íntimamente relacionadas con la filosofía del emprendimiento; en esta ocasión, asociada al ámbito educativo.

La creatividad, la educación, la innovación y el espíritu emprendedor son conceptos que están ligados en la sociedad del conocimiento. Y es en este espacio donde la relación creatividad-educación- innovación se vuelve una necesidad estratégica, ya que quien se educa, se compromete y emprende para hacerse autor y no sólo actor de sus propios proyectos. Se trata, en definitiva, de la consecución de una  mejora de los centros educativos, entendida ésta como el compromiso de todos sus miembros- profesores, trabajadores, padres y alumnos- para emprender procesos de revisión constante que conduzcan al establecimiento de una cultura de cambio que propicie una mayor integración y relaciones del profesorado, el desarrollo de un currículo adaptado a las necesidades y características de los alumnos y su contexto y una coordinación y gestión del centro que incentive la mejora de los resultados y la excelencia educativa.




En esta búsqueda por alcanzar la "excelencia", la Fundación GSD, integrada en Gredos San Diego Cooperativa, ha lanzado un órdago a la sociedad educativa con el fin de premiar aquellos proyectos originales e innovadores que fomenten la calidad y los valores de la educación y ha creado el I Premio Nacional Fundación GSD de Innovación Educativa. El Premio se concederá a dos modalidades, personal docente y no docente, y estará abierto a centros educativos de todo el territorio nacional, que impartan formación reglada desde los niveles de Educación Infantil, hasta Bachillerato o Formación Profesional. Para permitir la puesta en marcha de los proyectos, la organización dotará a los tres ganadores de cada categoría, con un total de 20.000 euros en premios.

El jurado, compuesto por Pere Pujolás i Maset, Eduardo Cobas, Luis Cifuentes, Nélida Zaitegui y Nazario Martín, valorará el carácter innovador del proyecto, su relevancia en relación a la mejora de la calidad de la educación, su incidencia en el desarrollo de los valores cooperativos, su calidad, los materiales de presentación y un desarrollo en vídeo que será votado online.

La presentación de solicitudes estará abierta hasta el 30 de junio de 2013. Los equipos participantes podrán hacer llegar sus trabajos a la organización hasta el 10 de octubre, y el jurado emitirá su fallo el 4 de diciembre del mismo año.

Para hablarnos un poco más de estos premios, "Elparononospara" ha entrevistado a Rubén Cruz Orive, presidente de la Fundación GSD. Una institución creada en 2005, que nació con el  firme propósito de difundir la cultura, entendiendo ésta en su sentido más amplio e íntimamente relacionado con la educación y con los valores propios cooperativos.

La Fundación GSD cuenta con la colaboración y apoyo de particulares y entidades -empresas privadas colaboradoras, otras fundaciones, asociaciones y sociedades cooperativas- que prestan su apoyo para hacer realidad la consecución de sus fines.

Durante su andadura inicia,l la Fundación GSD ha firmado convenios con diferentes entidades -Fundación Cajamadrid, Fundación Acceda, ACNUR y, por supuesto, con Gredos San Diego Cooperativa-, con las que ha colaborado en la realización de algunas de las actuaciones previstas en sus fines sociales: becas y ayudas, apoyo en la realización de actividades culturales y deportivas, puesta en marcha de proyectos de intercooperación y divulgación cooperativa, entre otros.



Rubén Cruz Orive, presidente de la Fundación GSD, ostenta el cargo desde 2010 y se incorporó como cooperativista en la Cooperativa Gredos San Diego en el año 1992. Un año antes de que se iniciara la construcción del nuevo Gredos San Diego Vallecas, situado en la avenida del Parque de Palomeras Bajas. Coincidiendo con la finalización de las obras del mismo y con el reclutamiento de docentes para el centro, Cruz Orive se incorporó al conjunto de docentes de este centro educativo como profesor de música. 

El presidente de la Fundación GSD esboza una breve sinopsis de su perfil profesional, personal y político: "Anteriormente a mi vinculación a la cooperativa Gredos San Diego, fui trabajador de la construcción y, relacionado con este sector, secretario general de CCOO de la construcción y la madera en Madrid. En la quinta legislatura fue diputado por IU en el Congreso de los Diputados, dentro de la comisión de Educación. Cansado de la política y aprovechando los conocimientos de música que tenía por mi educación en piano, empecé a convencerme de que mi futuro profesional y personal estaba en la enseñanza. Así que entré en contacto con Carlos de la Higuera, que era el referente dentro del proyecto Gredos y al que conocía de tiempos anteriores en los que yo había estado desempeñando un papel en la ejecutiva de la Unión de Cooperativas Madrileña. Hoy, 21 años después, sigo dando clase de música en el centro, actividad que compatibilizo desde el 2010 con la presidencia de la Fundación GSD".

ELPARONONOSPARA.- ¿Cómo surge la idea de crear un premio cuya base sea la “innovación educativa”?

RUBÉN CRUZ ORIVE.- En mi etapa de director del Centro GSD de Moratalaz leía los premios de Innovación Educativa que sacaba el Ministerio intentando aprender y absorber aquellos proyectos innovadores para poder integrarlos en una cooperativa como la nuestra, que destaca por su complejidad organizativa. En nuestro proyecto resulta fundamental mejorar la calidad educativa y para conseguirlo es imprescindible dedicar muchos recursos, humanos y económicos. En esta necesidad de desarrollar una empresa se invierten muchas horas y este tiempo, en ocasiones, se lo arrebatamos a la reflexión como herramienta para mejorar el producto que queremos ofrecer. Por ello, la innovación tiene que venir asociada a un proyecto reflexivo y al esfuerzo de los integrantes de los diferentes departamentos de un centro educativo. El problema con el que nos encontramos es que el docente está tan agobiado por las coordenadas que marca su faceta de educador que poco tiempo dedica a la innovación.
Este pensamiento rondaba continuamente mi cabeza y veía en el trabajo en equipo una de las piezas fundamentales para conseguir llevar a cabo proyectos de mejora educativos que favorecieran un buen funcionamiento de nuestro proyecto.
Años más tarde, cuando llegué a la presidencia de la Fundación me encontré con que el Ministerio había dejado de publicar concursos de innovación educativa, de gran prestigio en los años en los que estuvieron vigentes. Así que nos liamos la manta a la cabeza y nos decidimos a convocar un concurso de Innovación Educativa avalado por la Fundación GSD y con la ayuda del departamento de Proyectos e Innovación, dirigido por Paloma Moruno, que lleva la dirección de la Coordinadora de Innovación y Desarrollo. Nos pusimos manos a la obra para promover la innovación en el sector docente y no docente y de las reflexiones surgidas se crearon las bases del programa.



EPNNP- En el año 2007, McKinsey & Company publicó una investigación sobre las características de los sistemas educativos en los países con mejores resultados en la prueba PISA. El estudio subrayaba que uno de los principales indicadores de calidad educativa en un país es la calidad en la formación y aprendizaje permanente de sus profesores. ¿Qué elementos favorecen la “innovación educativa” en los centros y cuál es el objetivo que persigue?

R.C.O.- Una buena organización, el que los departamentos desarrollen una vida activa, que el personal que está implicado en el proyecto disponga de espacios y tiempos para la reflexión y que aborden los problemas de la educación de una manera colectiva, favorecen la innovación. Por el contrario, el individualismo, el trabajo tradicional entendido como el trabajo solitario del docente en su aula, el que no haya solidaridad ni compañerismo o que no haya intercambio de ideas, dificulta el avance.
Es necesario la implicación de docentes y no docentes, de familias y de estudiantes, y muy importante que los centros se autoevalúen para conseguir ser lo más competitivos posibles dentro de nuestro sector, para que puedan contar con herramientas para solucionar los problemas que surjan

EPNNP.- Necesitamos promover la mejora de los proyectos de innovación educativa en nuestro país. ¿Podría indicarme cuáles son las fortalezas y las debilidades que tiene la Educación española y, más concretamente, las cooperativas de enseñanza para conseguir innovar, regenerarse y adaptarse a los nuevos tiempos?

R.C.O.- Fortalezas asociadas al propio compromiso del cooperativista que vela por su empresa y por su proyecto profesional. No hay un “papá” Estado que nos ponga los clientes al año siguiente. La solidaridad de los integrantes de la cooperativa genera un músculo democrático, participativo, solidario y cooperativo. Esto es lo que hace que se pueda afrontar cualquier proceso de mejora. Los cooperativistas son emprendedores; en nuestro caso hemos generado 1.400 puestos de trabajo, 1.000 de ellos desde el inicio de la crisis.  Esto ha sido posible por el carácter solidario, cooperativo y emprendedor. Estoy convencido que el bienestar social y económico pasa por el modelo cooperativo. ¿Cómo se democratiza la economía? Somos conocedores de varios modelos: uno, tomando el poder y aboliendo la propiedad privada y estatalizando todo. Ese modelo fracasó. Un segundo modelo, el liberalismo, que es en el que que estamos inmersos. Y un tercero, por el que, personalmente, me decanto, que es el modelo de democracia social y económica recogida en el cooperativismo, donde cada trabajador sea dueño de su destino y tenga capital social en la empresa.

EPNNP.- La Fundación GSD realiza, con este primer Premio de Innovación Educativa de carácter nacional, una apuesta clara por la interrelación de los profesionales, docentes y no docentes, para promover la mejora de los procesos y procedimientos de cualquier planteamiento educativo y empresarial. En este momento, la filosofía del emprendimiento empieza a calar en los diferentes sectores estratégicos de nuestra sociedad, y la educación es uno de ellos. ¿Considera necesario nuevos modelos educativos que mejoren la docencia, ayuden al aprendizaje e incorporen en el sistema educativo nuevos valores relacionados con el emprendimiento social?

R.C.O.- Totalmente. España no es un país con tradición emprendedora. Desgraciadamente, en las luchas mantenidas en nuestro país entre cristianos y musulmanes para conseguir la expulsión de los segundos, ganaron los que consideraban que el trabajo era malo, ya que el cristiano puro no podía trabajar, pues era un estigma. Y este modelo ha durado hasta nuestros días. En la tradición protestante se valoraba al trabajador y al que emprendía negocios. Aquí, por el contrario, no. Este poso lo hemos ido arrastrando durante siglos, hasta el mismo XIX, donde o eras soldado o cura o pícaro. Actualmente, cuál es el modelo: funcionario o nada, porque aquellos que se han dedicado a emprender han tenido hasta mala consideración. Nosotros, desde GSD Cooperativa queremos educar en el emprendimiento, porque creemos que esta filosofía es unos de los valores más creativos, más positivos y más enriquecedores, ya que ayudan a transformar la sociedad.

EPNNP- Una de las máximas, asociadas al I Premio Nacional Fundación GSD de Innovación Educativa, es el intento por fomentar la búsqueda y el desarrollo de métodos innovadores, no sólo a favor de la docencia sino como una apuesta clara por el desarrollo de los principios cooperativos y del trabajo. En este sentido quisiera que me indicara de qué manera estos dos principios son favorables y necesarios para alcanzar proyectos de emprendimiento dentro del sistema educativo español.

R.C.O.- Creo que en la medida en que el sector cooperativo vaya adquiriendo peso en el sector social y económico es una obligación incorporar estos valores en el sistema educativo. La sociedad está llamando a las puertas de la Administración para que sean sensibles a este fenómeno. Además, debemos compararnos con otros países que tienen procesos productivos más atractivos, que generan más riqueza social, son más fuertes y más competentes. Hay que fomentar el emprendimiento cooperativo como un bien social que genera puestos de trabajo y riqueza social

EPNNP.- ¿Qué vinculación tiene el sector empresarial con este I Premio Nacional Fundación GSD de Innovación Educativa? ¿Cómo entienden estas compañías la necesidad de apoyar a las cooperativas de enseñanza?

R.C.O.- La vinculación es plena. Desde el momento en que les dimos a conocer el proyecto, se volcaron en llevarlo adelante.Y es que este I Premio Nacional Fundación GSD de Innovación Educativa (#GSDInnova) está organizado por la Fundación GSD (institución promovida por el grupo de enseñanza Gredos San Diego Sociedad Cooperativa Madrileña), pero no habría sido posible sin la cooperación de Cospa&Agilmic, Anaya y el Instituto Europeo del Diseño de Madrid (IED Madrid). Asimismo, también colaboran la revista Educación 3.0, Teamlabs, UECOE (Unión Española de Cooperativas de Enseñanza) y UCETAM (Unión de Cooperativas de Enseñanza de Trabajo Asociado de Madrid). 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada